Caracas, jul 16 (SF).- Centenares de miles de venezolanos participaron este domingo en una consulta popular organizada por la oposición de ese país en contra de la propuesta de Asamblea Constituyente impulsada por el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El proceso también incluye a los venezolanos que han emigrado en los últimos años y que son parte de una diáspora creciente.

La consulta consiste en saber si los venezolanos quieren una Constituyente que reforme la constitución del país, si los militares deben defender la Constitución vigente y si aprueba la renovación de los poderes públicos así como la realización de elecciones libres y la conformación de un gobierno de unión nacional.

Pero el plebiscito o consulta no cuenta con el apoyo del poder electoral ni del gobierno, que lo considera “ilegal y sedicioso”, aunque la oposición asegura que sí será vinculante.

602 ciudades en más de 100 países
El jefe de campaña de la consulta, el alcalde opositor Carlos Ocariz, anunció el sábado que los venezolanos votarían en unas 602 ciudades del mundo distribuidas en más de 100 países.

Estados Unidos es el país con el mayor número de los llamados “puntos soberanos” (centros de votación): 143, de los cuales 28 se encuentran en Florida y 16 en Texas, de acuerdo con la lista oficial distribuida por la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Luego destacan España, con 79 centros; Italia, con 35; y Colombia y México, con 34 cada uno.

La oposición venezolana realiza este referendo después de que Maduro llamara el 1º de mayo a la elección de una Asamblea Nacional Constituyente con el objetivo declarado de cambiar la Constitución del país, pero sin dejar que los ciudadanos aprobaran previamente esa convocatoria en un referéndum como se hizo en 1999 durante el gobierno de Hugo Chávez.

El plebiscito opositor se produce también luego de más de 100 días de protestas en contra del gobierno de Maduro, durante los cuales ha habido más de 90 víctimas mortales, centenares de heridos y más de 1.000 detenidos.

El proceso se realiza sin el apoyo del Consejo Nacional Electoral (CNE) y no es reconocido por el Ejecutivo del país que ha calificado la convocatoria como anticonstitucional.

Este sábado, en un acto en Caracas, Maduro dijo que se trata de una “consulta interna de los partidos de oposición” y llamó a los ciudadanos a participar en un simulacro de votación, organizado por el CNE, que se realizó también este domingo como preparación a la elección de la Constituyente prevista para el 30 de julio.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios