Philipsburg, jul 13 (SF).- Una mujer de 57 años que estaba parada a metros de un Boeing 737 en Maho Beach, en la isla caribeña de Sint Maarten, falleció este jueves luego de que tratara de resistir la fuerza del aire expedido por las turbinas.

A pesar de los riesgos, es habitual que los turistas se ubiquen detrás de los aviones antes del despegue

Todos los días, cientos de turistas se acercan a la diminuta Maho Beach para vivir una experiencia extrema: quedarse parados detrás de un avión que está a punto de despegar. El desafío es resistir las fortísimas ráfagas de aire que expiden las turbinas.

Los menos arriesgados aguardan en la orilla del mar, de modo que la única consecuencia de caerse es mojarse. Pero otros, más inconscientes, se toman de las rejas que delimitan el aeropuerto y tratan de aferrarse a ellas con todas sus fuerzas. El problema es que detrás de ellos no hay agua ni arena, sino pavimento.

Una neozelandesa de 57 años estaba allí este miércoles junto a su familia. El torbellino que despidió el Boeing 737 que partía rumbo a Trinidad fue tan grande que la turista se soltó, cayó al suelo y se golpeó la cabeza contra una barrera de contención. Tras pasar algunas horas internada en el hospital de la isla, murió.

La isla de Sint Maarten, que pertenece de forma compartida a Francia y a los Países Bajos, es tan pequeña que apenas hay lugar para que entre un aeropuerto internacional. Por eso, la pista principal del Princesa Juliana comienza a escasos metros del mar y está pegada a una playa.

Comenta con tu Facebook

commentarios