Pakistán, jul 7 (SF).- Tres meseras robots de una elegante pizzería en Multán, una ciudad conservadora en el centro de Pakistán más conocida por sus tumbas sufíes que por su vida nocturna, Maglia Jeff Teague hacen furor entre sus clientes.

“Es un nuevo tipo de servicio, es moderno”, explica un cliente, Hamid Bashir, nike sklep viendo llegar a uno de estos autómatas, Goedkoop Adidas Stan Smith un robot blanco con pequeñas pantallas en los ojos y un vistoso fular en el cuello. nike air max goedkoop “Vemos esto bien, new balance 577 grey green orange es divertido para los niños”, asics scarpe 2017 añade.

Las camareras fueron pensadas por el propietario de Pizza.com, Osama Jafari, Baskets Under Armour un joven ingeniero, que asegura que estos humanoides han atraído a muchos clientes al restaurante.

Jafari, Fjallraven Kanken Sale Mini que estudió en la National University of Science and Technology, Nike Air Max 90 Pas Cher una conocida universidad de Islamabad, explica que tras descubrir los videos de camareros robot en China se lanzó a construir un prototipo con el apoyo de sus padres. “La reacción fue increíble. A la gente le encanta”, señala.

Asegura que fabricó y compró todos los componentes locales por un coste de 600.000 rupias (unos 5.500 dólares).

Jafari ya está preparando una nueva generación de robots, más interactivos para que puedan contestar a las preguntas de los clientes, Hogan Uomo Prezzi y espera poder llevarlos a otro restaurante de la familia, un poco más al sur,

Comenta con tu Facebook

commentarios