Nueva York, jun 22 (SF).- El Departamento de Salud de New York lanzó una alerta a los pacientes que tengan síntomas de infección y que se hayan realizado operaciones en el Centro Internacional de Cirugía Estética (CIPLA) de la República Dominicana por contagio de una bacteria infecciosa.

La comisionada del Departamento de Salud de la ciudad, Mary Bassett, urgió a los neoyorquinos que se hayan sometido a cirugías estéticas en el país caribeño y que hayan desarrollado una infección cutánea a que llamen a un médico “de forma inmediata”.

Se trata de una infección en la piel, con la que se han identificado ocho casos en Nueva York y dos en Connecticut y las diez pacientes reportan que se sometieron a los procedimientos entre el 2 de marzo y el 27 de abril de este año.

Los procedimientos incluyen liposucciones, abdominoplastías, e implantes, levantamiento y/o reducción de senos.

Según los funcionarios la bacteria Mycobacterium abscessus, asociada con las operaciones de liposucción o aumento de senos, entre otras, puede provocar inflamación y llagas y puede requerir hospitalización.

Tomada de Acento.com

En un comunicado el Departamento de Salud explicó que de las 10 mujeres afectadas ocho se sometieron a operaciones de cirugía estética en el Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada de Santo Domingo. La ciudad ha emitido una alerta pidiendo a los médicos y al público en general que reporten cualquier caso sospechoso de infección de piel o tejidos blandos en gente que haya viajado a la República Dominicana para someterse a operaciones cosméticas desde enero.

El Ministerio de Salud Pública dominicano reaccionó a la alerta de Nueva York informando que investiga dos clínicas privadas por varios casos de infecciones bacterianas atípicas. Entre esas clínicas figura el Centro Internacional de Cirugía Plástica Avanzada, cuyos directivos aseguran que se trata de una campaña de descrédito.

En 2014 el Departamento de Estado estadounidense colocó en su página de internet sobre República Dominicana un aviso respecto de estadounidenses que habían sufrido complicaciones o muerto debido a operaciones de cirugía estética en ese país.

Un caso de fallecimiento fue el de la neoyorquina Beverly Brignoni, de 28 años, quien murió en febrero de ese año de una embolia pulmonar durante una operación del tejido abdominal y liposucción.

Comenta con tu Facebook

commentarios