Londres, jun 19 (SF).- Un material supuestamente prohibido en Reino Unido fue usado para el revestimiento de la torre Grenfell de Londres, donde un equipo de funcionarios empezó a colaborar hoy en la organización de la ayuda a los afectados por el incendio.

La primera ministra británica, Theresa May, dispuso que los funcionarios colaboren con el Ayuntamiento de Kensington & Chelsea, al que pertenece la torre Grenfell -prácticamente calcinada el miércoles por un devastador incendio-, después de las fuertes críticas de los vecinos por su aparente indiferencia a la desesperación de los residentes que lo han perdido todo.

Al tiempo que este siniestro se está convirtiendo en una crisis de dimensiones políticas para May al no haber visitado inmediatamente a las víctimas, su ministro de Economía, Philip Hammond, profundizó la situación al admitir hoy que el material utilizado en el revestimiento que tenía el edificio con polietileno, según los medios, está prohibido.

El inmueble, ubicado al oeste de Londres y en el que vivían entre 400 y 600 familias, se incendió con rapidez, lo que dificultó la evacuación de los residentes y muchos de ellos quedaron atrapados.

En ese sentido, Hammond indicó que la investigación sobre la tragedia, en la que al menos 58 personas han sido dadas por muertas, deberá determinar si se violaron las reglamentaciones cuando se colocó el material hace pocos años.

Comenta con tu Facebook

commentarios