Wellington, jun 18 (SF).- A escasos días de que se cumplieran exactamente 131 años de su desaparición por una erupción del Monte Tarawera científicos creen haber encontrado el lugar exacto donde estarían sepultadas las legendarias Terrazas Rosas y Blancas de Nueva Zelanda.

Según cuenta la historia el 10 de junio de 1886, el volcán Tarawera en Nueva Zelanda, entró en erupción, dejando más de un centenar de muertos y destruyendo tres pequeñas ciudades. Fue la completa desaparición de la espectacular formación de terrazas escalonadas que estaba considerada la octava maravilla del mundo natural.

Se estima que el volcán liberó tanta energía como la mayor arma nuclear jamás detonada.

Situada a orillas del lago Rotomahana, las Terrazas Rosas y Blancas, se crearon por la acción de las aguas termales. Los maoríes llamaban a este lugar Otukapuarangi y, hasta el momento de la fatal erupción, fue la mayor atracción para los viajeros que visitaban el país austral.

Pero la erupción volcánica alteró por completo aquel paisaje.
Ahora, dos investigadores creen haberlas localizado a 15 metros bajo la superficie y enterradas bajo capas y más capas de barro y ceniza gracias a las notas de campo -y no en un mapa real-, del geólogo del siglo XIX Ferdinand von Hochstetter que detallan la ubicación exacta del lugar antes de la erupción. Su trabajo ha sido publicado en la revista The Journal of New Zealand Studies.

Según su análisis, las terrazas se dividieron en tres partes y argumentando que el margen de error que manejan se encuentra en apenas 35 metros, han pedido a las autoridades poder iniciar una expedición geológica para ayudar a confirmar si tienen o no razón y se encuentra allí la misteriosa octava maravilla natural.

Los cierto es que durante mucho tiempo los expertos han pensado que quizá -a pesar de la fatal erupción-, puedan conservarse intactas en el fondo del lago.

Comenta con tu Facebook

commentarios