Intelectuales cubanos responden al cambio de política de Trump hacia su país

Sin embargo, los escritores favorecieron un mayor desarrollo de los pequeños comerciantes dentro del archipiélago cubano

51
0

Santo Domingo, jun 17 (SF).- El cambio de política hacia Cuba firmado este viernes por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que incluye su apoyo al embargo comercial y financiero y la restricción de viajes de ciudadanos norteamericanos a la Mayor de las Antillas, ha sido calificado por intelectuales cubanos que residen en la República Dominicana como una torpeza.

Eliades Acosta, filósofo y escritor dominico-cubano y el historiador Carlos Rodríguez Almaguer coinciden en señalar que el cerco económico que pretende lanzar Trump con la “cancelación” de la política de Barack Obama hacia Cuba podría revertirse, pues sus empresarios también se verán afectados al verse imposibilitados de negociar con empresas estatales cubanas.

No obstante, advierten que las relaciones diplomáticas y entre los pueblos se mantienen y que la ciudadanía cubana sabrá enfrentar.

Este viernes Donald Trump habló por primera vez desde su toma de posesión a los cubanoamericanos en el teatro Manuel Artime de la Pequeña Habana, en la Ciudad de Miami.

Gobierno cubano: Cualquier estrategia injerencista está condenada al fracaso (Tomado de EFE)

En una declaración difundida simultáneamente en todos los medios estatales, el Ejecutivo de Raúl Castro señala:

“Cualquier estrategia dirigida a cambiar el sistema político, económico y social en Cuba, ya sea la que pretenda lograrlo a través de presiones e imposiciones, o empleando métodos más sutiles, estará condenada al fracaso”.

Sostuvo que los cambios que sean necesarios en Cuba, como los que se están realizando ahora como parte del proceso de actualización del modelo económico y socialista de la isla, los “seguirá decidiendo soberanamente” el pueblo cubano.

“Asumiremos cualquier riesgo y continuaremos firmes y seguros en la construcción de una nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible”, recalca el texto de la declaración.

La declaración cubana opina que el presidente estadounidense ha estado otra vez “mal asesorado”, al tomar decisiones que favorecen los intereses políticos de una “minoría extremista” de origen cubano residente en el estado de Florida, que por “motivaciones mezquinas no desiste de su pretensión de castigar a Cuba y a su pueblo”.

El Gobierno de Cuba también reitera que está dispuesto a continuar el diálogo “respetuoso y la cooperación” en temas de interés mutuo, así como la “negociación” de los asuntos bilaterales “pendientes” con el Gobierno de EE.UU, pero advierte que no realizará “concesiones inherentes a su soberanía e independencia”, ni aceptará “condicionamientos de ninguna índole”.

Comenta con tu Facebook

commentarios