COMPARTIR
Washington, jun 16 (SF).- El presidente estadounidense Donald Trump pondrá hoy viernes un freno al acercamiento con Cuba, al restablecer restricciones a los viajes de turismo y vetar intercambios comerciales que beneficien a empresas ligadas a las fuerzas armadas cubanas.

Estas medidas afectan uno de los más notables legados políticos de su antecesor, Barack Obama, quien junto a Raúl Castro anunció en diciembre de 2014 el inicio de una nueva fase en la relación bilateral después de medio siglo de ruptura y desconfianza.

Desde ese histórico anuncio de 2014, los dos países restablecieron sus relaciones diplomáticas, y Washington avanzó en el progresivo desmonte de normas administrativas para permitir un incipiente flujo de intercambio comercial y abrió las puertas a que estadounidenses puedan ir de vacaciones a Cuba.

Un alto funcionario de la Casa Blanca afirmó ayer jueves que Trump viajaría hoy viernes a Miami -donde vive la mayor comunidad cubana en territorio estadounidense- para anunciar estas medidas administrativas.

El mandatario anunciará la prohibición de cualquier transacción financiera con el Grupo de Administración de Empresas (GAESA), un holding estatal que de acuerdo con Washington beneficia directamente a altos jefes de las Fuerzas Armadas.

Trump también buscará “asegurarse de que se aplica estrictamente la prohibición legal” a los estadounidenses de hacer turismo en Cuba, por lo que “acabará con los viajes individuales para hacer contactos con el pueblo cubano”, conocidos en inglés como “people to people travel”, añadió la fuente.

Los estadounidenses aún podrán hacer ese tipo de viajes en grupo y el permiso para viajar individualmente dando esa razón no se acabará hasta que el Tesoro emita regulaciones claras sobre el tema.

Aún será posible viajar a Cuba bajo las doce categorías de viaje permitidas por el Tesoro, pero los estadounidenses deberán guardar los recibos y documentos de su viaje por la posibilidad de que el Gobierno les someta a una auditoría para comprobar que no han violado la prohibición de negociar con el Ejército cubano.

Por otra parte, Trump ha decidido no restaurar la política por la que EE.UU. repatriaba a los inmigrantes cubanos que interceptaba en el mar (“pies mojados”) pero admitía a los que lograban tocar tierra (“pies secos”), que fue eliminada por Obama al final de su mandato, según la citada funcionaria.

NO HAY COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO