Santo Domingo, jun 15 (SF).- Por escaleras en mal estado y muchas veces con botellones de agua a cuesta, deben subir los estudiantes de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) los 10 pisos de la torre residencial.

Ubicada en el Expreso V Centenario, en Villa Juana, este edificio con capacidad para unos 300 alumnos, solo aloja a poco más de 100 y tiene tres niveles clausurados debido al mal estado de la infraestructura.

Los jóvenes que viven ahí por ser descendientes de familias de escasos recursos, temen por su integridad física cuando están dentro del edifico.

Filtraciones en los techos, paredes agrietadas, puertas y ventanas desmontadas, problemas eléctricos, y un laboratorio con solo cuatro computadoras y muy poca señal de internet, son algunas de las limitantes a las que se enfrentan cada día.

Contrario a lo que allí se evidencia, el rector de la UASD, Iván Grullón, asegura que la torre no está en peligro de derrumbe, aunque necesita reparaciones urgentes, pero no tienen presupuesto.

De su lado, estos jóvenes están esperanzados en que el gobierno asigne los recursos necesarios para la reconstrucción del recinto, a fin de que no tengan que verse obligados a abandonar sus estudios y regresar a sus pueblos natales.

Comenta con tu Facebook

commentarios