Londres, jun 8 (SF).- Los conservadores de Theresa May ganaron las elecciones británicas de este jueves, según sondeos a boca de urna difundidos al cierre de los colegios electorales, pero perdieron la mayoría absoluta.

Según el sondeo que comparten los canales de televisión BBC, Sky e ITV, los conservadores lograron 314 diputados de los 650 (tenían 330), seguidos de los laboristas de Jeremy Corbyn, con 266 (229), el Partido Nacional Escocés 34 (56) y el Partido Liberal Demócrata 14 (9).

De confirmarse estos resultados, May habría sufrido un revés considerable y se verá obligada a pactar para formar gobierno, o negociar acuerdos puntuales, cuando lo que pretendía, al adelantar las elecciones, era afrontar las negociaciones con la Unión Europea con un Parlamento dócil.

En concreto, los “tories” de May necesitarían 12 escaños más para obtener la mayoría absoluta en una Cámara de los Comunes compuesta por 650 asientos.

En contraste, el líder laborista Jeremy Corbyn, por el que nadie daba mucho, mejoraría los resultados de su predecesor Ed Miliband en el 2015 y saldría muy reforzado.

Otros grandes derrotados serían los independentistas escoceses, que pierden 22 diputados de 56 y ven considerablemente debilitada su aspiración a un segundo referéndum de independencia en breve.

Unos 47 millones de británicos estaban llamados a las urnas para votar la composición de la cámara baja del Parlamento de Westminster, después de que May decidiera el pasado 18 de abril adelantar estos comicios que debían realizarse en mayo del 2020.

La premier, que llegó al poder hace casi un año, argumentó en abril que había optado por llamar a los ciudadanos a las urnas para contar con un mandato fuerte en las negociaciones sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), conocido como ‘brexit.

Las negociaciones sustanciales sobre el ‘brexit’ deberán empezar el próximo 19 de junio, casi tres meses después de que Londres activase el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que establece dos años de conversaciones sobre la retirada de un país comunitario.

Cuando el Parlamento quedó disuelto a principios de mayo, May llevaba a los laboristas de Jeremy Corbyn una ventaja de casi 20 puntos en los sondeos de intención de voto, pero en las últimas semanas la primera formación de la oposición británica consiguió estrechar considerablemente esa brecha.

La última encuesta de la campaña electoral antes del cierre de los colegios, publicada hoy por el vespertino “Evening Standard”, otorgó la victoria a los conservadores con ocho puntos de ventaja sobre sus rivales laboristas.

 

Comenta con tu Facebook

commentarios