COMPARTIR

Agencias, jun 6 (SF).- Usar cajas de cartón como cunas para dormir a los bebés está cobrando gran popularidad, todo gracias a que éstas pueden ayudar a evitar una muerte repentina entre recién nacidos mientras duermen.

Baby Box Co., una compañía basada en Los Ángeles, se está asociando con distintos hospitales de Estados Unidos para regalarle a los nuevos padres estas cajas que vienen con su respectivo colchoncito y contienen regalos para su bebé valorados en $150. A cambio, los papás se comprometen a ver un video educativo que dura quince minutos.

El video, que puede ser visto por Internet, les da consejos sobre cómo evitar una muerte repentina en sus recién nacidos. Entre esos consejos están que no duerman con ellos en sus camas, que los ayuden a dormir sobre su espaldita y no sobre su estómago y que no les coloquen juguetes cerca cuando van a dormir hábitos que han sido vinculados al Síndrome de Muerte Infantil Súbita en bebés menores de un año.

Este síndrome, también conocido como SIDS por sus siglas en inglés, le cobró en el 2015 la vida a unos 3,700 bebés en este país, según el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos.

Las cajas para bebés comenzaron a usarse por primera vez en Finlandia hace 80 años y ayudaron a reducir sustancialmente la tasa de mortalidad infantil en el país. Ahora llegan a los Estados Unidos mediante organizaciones sin fines de lucro, organizaciones comunitarias de salud y entidades privadas.

En Finlandia todas las familias reciben las cajas para bebés —o dinero en efectivo si lo prefieren— siempre y cuando la madre tenga atención prenatal. La tasa de mortalidad infantil disminuyó de 65 muertes por cada 1.000 niños nacidos en 1938 a un estimado de 2,5 muertes por cada 1.000 nacimientos en 2016: menos de la mitad que la tasa actual en Estados Unidos, donde es 5,8.

Ahora Estados Unidos quiere seguir sus pasos y en enero New Jersey se convirtió en el primer estado en adoptarlo, distribuyendo 105,000 cajas para bebés. Recientemente hospitales de Ohio, Texas y Pennsylvania se han unido a la iniciativa.

Las cajas en sí no son una especie de “salvavidas” infantil. “Realmente no pensamos que esto en sí mismo va a detener las muertes relacionadas con el sueño infantil”, aclaró Celina Cunana, una de las fundadoras del programa Babies Need Boxes, en Ohio. “Pero es una manera que tenemos de darle a los padres la educación y las herramientas para reducir las probabilidades (de que esto suceda),  para ayudarles a tener éxito “.

Aunque no existen investigaciones que vinculen las cajas con una reducción del síndrome de muerte súbita u otros peligros, el ginecólogo Fares Diarbakerli dijo que son una manera de ayudar a las nuevas madres. Agregó que no cree que presenten riesgos si se educa a los padres sobre las maneras en que el bebé debe dormir en ellas.

Jennifer Clary, directora ejecutiva de Baby Box, fundó la compañía con su mejor amiga en 2013. Hoy en día, la compañía con sede en Los Ángeles tiene convenios con hospitales, agencias gubernamentales y organizaciones sin fines de lucro. Alabama, Ohio, Nueva Jersey y Texas ofrecen cajas gratis, y en otros lugares —como Virginia y el Distrito de Columbia— se distribuyen mediante programas locales.

“Una de las razones por las que el programa finlandés funciona es porque es universal”, dijo Clary. “Históricamente, cuando uno inicia un programa de atención de salud, las familias más vulnerables a las que éste está tratando de ayudar se sienten estigmatizadas y, por lo tanto, no se involucran como lo hacen los ricos, que ni siquiera lo necesitan”.

Las cajas para bebés, dice Clary, son el “gran ecualizador”. No son las cajas en sí las que han reducido la cantidad de muertes infantiles, dice, sino el mayor compromiso durante el período prenatal y la asesoría que reciben las madres y mujeres embarazadas.

NO HAY COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO