COMPARTIR

Santo Domingo, junio (SF).- En ocasiones me doy el permiso de jugar con el lenguaje, con la capacidad de asociar el infinito en una base finita, de conectar los sonidos con las ideas, y de relacionar la prosa con el pensamiento, interpretaciones de Darwin y Humboldt del lenguaje.

Arropado con la bandera “gay” y representante del partido “demócrata cristiano”, Irlanda investirá el 13 de junio a Leo Varadkar, como primer ministro irlandés, leí en la prensa.
Leo Varadkar encarna la discriminación. Homosexual declarado y defensor de la diversidad sexual, hijo de inmigrante indio, y joven de 38 años.

Hecho mano de lo aprendido en los estudios de género y lo extrapolo a otras formas de discriminación. -Cambiar los actores o actoras e identificar la exclusión-. Los invito conjeturar el futuro.
¿Imaginan un homosexual declarado, o más difícil aun, una mujer abiertamente lesbiana como presidente de la República Dominicana?, ¿Imaginan que además este presidente gay o lesbiana tenga 38 años?.

En esta media isla la noticia es ficción. A pesar de esto, mientras leía la primicia hacia el paralelismo, el ejercicio mental de cómo seria la vida de mis descendientes, cuando a base de golpes de realidad se evidencie que vivimos en una isla, y que en definitiva el otro cacho de la tierra completa el universo de la isla Hispaniola.

Pido anticipadas excusas si ofendo los sentimientos nacionales de los defensores de la patria. Aunque reconozco que se peca también por pensamiento, soy defensora del libre albedrio.

¿Imaginan un presidente de República Dominicana gay, de 38 años e hijo de inmigrante haitiano?.

En la tierra donde se plantó la primera universidad del nuevo mundo, en la media isla que te tocó nacer estamos muy lejos de la equidad, todavía las mujeres son consideradas -no sujetos de derecho-.

“Les guste o no”, frase de Carmen Imbert, de la mano de los representantes oficiales del Bien, la violencia está enquistada en el Estado, hemos elegido un Senado que legisla a favor de la violencia contra la mujer, y apuesta por incrementar la mortalidad materna.

Nuestros cuestionados legisladores optan por el banda del Concordato. Legislan para incrementar sus privilegios y perpetuar la pobreza. Nada pasa por azar, alguien debe beneficiarse de esta forma de ejercer el Poder Legislativo.

Leo Varadkar ha asegurado que la elección de su partido demuestra que “los prejuicios no tienen sitio” en la República de Irlanda, un país moderno y listo para tener a su primer líder abiertamente gay e hijo de un inmigrante indio.

¡Despierta, mujer, despierta, mira que ya amaneció!

NO HAY COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO