COMPARTIR

Washington, may 21 (SF).- La primera dama y la hija del gobernante republicano, Melania e Ivanka Trump, se dejaron ver este fin de semana en varios actos oficiales en la capital saudí con la cabeza descubierta, un acto que Donald Trump criticó en 2015.

Según el estricto código de vestuario del reino, las mujeres saudíes deber vestir en público la “abaya”, que es una túnica larga y ancha; y muchas ocultan también su pelo con el “hiyab”, el pañuelo islámico.

Sin embargo, resulta normal que mujeres que visitan el país árabe como parte de delegaciones internacionales no se cubran el cabello. Así lo hicieron, por ejemplo, la primera ministra británica, Theresa May, o la canciller alemana, Angela Merkel, durante sus respectivas visitas este año a Arabia Saudí.

No obstante, el gesto de Melania e Ivanka Trump ha llamado la atención en Estados Unidos porque Trump criticó en 2015 a la entonces primera dama del país, Michelle Obama, por no portar el velo en una vista al reino.

“Mucha gente está diciendo que es maravilloso que la señora Obama rechazara vestir el velo en Arabia Saudí, pero ellos fueron insultados. Tenemos suficientes enemigos”, escribió el multimillonario en su cuenta de Twitter, su red social favorita.

En su primer día en Riad, Trump fue agasajado por el rey saudí, Salman bin Abdulaziz, quien le brindó una cálida bienvenida.

Estados Unidos y Arabia Saudí firmaron este sábado una serie de acuerdos en diversos campos por un valor de 380.000 millones de dólares para los próximos diez años.

NO HAY COMENTARIOS

DEJA UN COMENTARIO