Turquía, may 10 (SF).-  Son muchos los niños, y no tan niños, que se divierten subiendo por una escalera mecánica que baja, o bajando por una que sube. Lo que no saben es que corren un gran riesgo.

Un centro comercial en Turquía fue escenario de un dramático accidente, protagonizado por un niño de 9 años que trató de subir por donde no debía. Primero se resbaló y su pantalón se enganchó entre los escalones, y luego quedó atrapado cuando cedió la tapa metálica de la escalera.

La madre, que venía algunos metros por detrás, corrió desesperadamente para rescatarlo, pero no pudo hacer nada. Tampoco los transeúntes que se acercaron después.

Sólo los bomberos lograron sacarlo, tras cortar el cobertor con una sierra circular. Increíblemente, el niño sólo terminó con heridas leves en un pie.

Comenta con tu Facebook

commentarios