La Joya, México, dic 27 (SF).- El 30 de noviembre el padre de una adolescente mexicana llamada Rubí invitó a través de un vídeo que subió a YouTube a toda su comunidad de Villa de Guadalupe, en el poniente de San Luis Potosí, a la fiesta de los 15 años de su hija.

“Quedan todos cordialmente invitados”, dijo el padre de la joven en la grabación. El cumpleaños se celebró este lunes 26 de diciembre y según AFP, acudieron 10.000 personas, muchas más que las 800 que esperaba la familia.

La fiesta de Rubí se convirtió en un fenómeno viral que los padres no pudieron ya controlar. En televisión se rindieron y extendieron la invitación a todo aquel que quisiese acudir.

los-15-de-rubi-la-fiesta-de-quin

 

Rubí Ibarra, con un pomposo vestido de falda fucsia y corpiño bordado y una brillante diadema, no podía ocultar su angustia, apenas podía caminar, mientras su familia le abría paso entre decenas de fotógrafos que querían inmortalizar su llegada a la misa con motivo de sus 15 años, en un llano entre las montañas del centro de México.

La tradicional fiesta que enloquece a las adolescentes mexicanas convertidas en princesas por un día, y en la que las familias suelen gastar muchas veces hasta lo que no tienen, se convirtió el lunes para esta hija de rancheros en un fenómeno viral al que millones de personas respondieron en las redes sociales y que atrajo a cientos de curiosos y periodistas que retransmitían el evento al mundo entero.

Solo unas 300 personas habían acudido a la cita por la mañana, cuando tuvo lugar la misa, pero por la tarde el número se multiplicó y al caer la noche los coches atascaban la entrada a la comunidad con lo que los asistentes pudieron superar los 10.000 y el ambiente era el de un gran concierto de rock.

Había rancheros del lugar, curiosos hasta de Luisiana, Estados Unidos, que estaban de vacaciones en México o motociclistas que llegaron de Ciudad de México en sus Harley-Davidson “a pasear” mientras las televisoras —incluso las internacionales— buscaban a los artífices del gran pastel o entrevistaban al maquillador o al coreógrafo de la quinceañera para no perderse un detalle del festejo que durante varias semanas dio lugar a “memes” irónicos, promociones especiales de empresas grandes y pequeñas —incluidas algunas falsas— y felicitaciones de famosos y políticos.

quinces-de-rubi-2

“Bienvenidos a mi fiesta de XV años”, decía un gigantesco cartel con la foto de la niña en la explanada donde se habían instalado carpas, mesas decoradas en rosa, fucsia y blanco, junto a casetas de baños públicos, instalados para la ocasión. Las vías de acceso a la comunidad, una zona de rancherías y donde también hay una destilería de mezcal, se llenaron de coches y autobuses mientras la policía estatal se encargaba de las labores de seguridad y la Cruz Roja o Protección Civil estaban en alerta ante cualquier incidente.

El portavoz de la comunidad, Jorge Gómez, dijo que las autoridades esperaban de 20.000 a 60.000 personas, sobre todo a la carrera de caballos y la fiesta que tendría lugar por la noche, donde tocarían varias bandas, y que se convirtió en la macrofiesta gratuita que se había anticipado.

Los vecinos del lugar no dejaban de sorprenderse por la gran atención que acaparó la fiesta y confiaban en que, a la larga, se tradujera en mejoras para la comunidad, como que llegara la señal de telefonía celular.

Hubo quienes aprovecharon el momento para vender sus productos, desde tarjetas para conexión wi-fi hasta adelgazantes.

Cortesía: EFE
Cortesía: EFE

“Lo de Rubí ha sido un fenómeno interesante de cómo internet amplifica e hipertransparenta la vida privada y de cómo los medios tradicionales buscan historias en las redes sociales para atrapar a un nuevo público” que se ha alejado de ellos, explicó Sergio Octavio Contreras, profesor de comunicación de la Universidad La Salle-Bajío.

Para José Antonio Sosa, experto en redes sociales y consultor político de la Universidad Iberoamericana, el evento refleja por un lado el interés de la sociedad por consumir contenidos más ligeros harta de crisis económica y violencia y por otro el afán comercial de los medios.

“Puede que algunos operadores políticos intentaran también utilizarlo para desviar la atención pero que no haya sido tan masivo como se esperaba demuestra que no pueden ocultar los problemas de los mexicanos”, concluyó.

Comenta con tu Facebook

commentarios