Milán, dic 23 (SF).- La muerte del presunto autor del atentado en Berlín, el tunecino Anis Amri, abatido en un tiroteo la madrugada del viernes en Milán, norte de Italia, generó alivio en Europa y en particular en Alemania.

“Guardamos la máxima atención, ninguna amenaza será subestimada”, advirtió en Roma el primer ministro Paolo Gentiloni en el curso de una rueda de prensa en la que aseguró que Italia está “comprometida como nunca en el frente de la seguridad”. 

Por su parte el ministro italiano de Interior, Marco Minniti, confirmó que “sin ninguna sombra de duda” se trata del principal sospechoso del ataque el lunes a un mercado navideño de Berlín que causó la muerte de 12 personas y 50 heridos.

Durante un control rutinario de la policía cerca a la estación de trenes de la zona de Sesto San Giovanni de Milán, realizado a las tres de la mañana, Amri, de 24 años, sacó un arma “sin titubear”, contó el ministro, por lo que fue disparado y abatido.

El sospechoso acababa de llegar de Francia en tren y estaba saliendo de la estación, según el diario La Repubblica.

El agente que estaba patrullando la zona recibió disparos en órganos no vitales tras reaccionar al ataque del sospechoso y se encuentra hospitalizado. 

La muerte del presunto autor del atentado de Berlín es un “alivio” para Alemania, indicó este mismo el viernes un portavoz de ministerio del Interior de Alemania.

La identificación del sospechoso se hizo a través de las huellas dactilares, las mismas encontradas en el camión utilizado para el ataque del lunes al mercado navideño de Berlín. 

Los investigadores descubrieron en el camión el documento de identidad del tunecino el martes por la mañana y sucesivamente expidieron una orden de detención a los diferentes servicios de policía de Europa.

Llegado en julio de 2015 a Alemania, Anis Amri fue rápidamente señalado por las autoridades alemanas como potencialmente peligroso.

Durante su estadía en el país bajo diversas identidades estuvo en contacto con medios salafistas e islamistas.

Antes de establecerse en Alemania en julio de 2015, había pasado cuatro años en Italia poco después de llegar de Túnez a la isla siciliana de Lampedusa en 2011.

Condenado como uno de los responsables de un incendio al centro de acogida para inmigrantes, estuvo detenido por vandalismo y robo en Palermo, donde según fuentes de prensa italiana se radicalizó.

Debido a una serie de fallas, Anis Amri contó con 30 horas para desaparecer de Alemania, pasar por Francia y llegar a Italia.

La policía alemana ha sido fuertemente criticada por haber centrado inicialmente su atención en un sospechoso paquistaní, quien fue exonerado.

Por la mañana del martes, se encontraron los papeles de Amri en el camión, pero la orden de búsqueda solamente fue lanzada en la noche del martes al miércoles, perdiendo un tiempo precioso. 

El joven tunecino figuraba en la lista de sospechosos peligrosos del centro alemán para la lucha contra el terrorismo y había estado bajo vigilancia policial pero la justicia cerró el caso por falta de pruebas. Un experto de yihadismo, el profesor Peter Neumann del King College de Londres, considera que hubo “fallas sistemáticas”.

Please follow and like us:

Comenta con tu Facebook

commentarios