Estambul, dic 11 (SF).- Un doble atentado con explosivos perpetrado en el centro de Estambul mató a al menos 38 personas e hirió a otras 136 este sábado tras un partido de fútbol del equipo local Besiktas, anunció el ministro del Interior, Suleyman Soylu.

Soylu añadió que 10 personas han sido detenidas en conexión con el “atentado terrorista”.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan había emitido anteriormente un comunicado en el que señalaba que “desafortunadamente tenemos mártires y heridos”, pero no ofreció cifras.

Se cree que una de las explosiones fue un coche bomba y la segunda al parecer fue causada por un atacante suicida.

La policía acordonó el área mientras humo salía detrás de la recién construida Arena Vodafone, conocida coloquialmente como Estadio Besiktas por el nombre del equipo que juega ahí y del vecindario en que se encuentra. Algunos testigos afirmaron haber escuchado disparos tras las explosiones.

La primera explosión, la más fuerte, se registró cerca de las 10:30 de la noche, después que Besiktas derrotó 2-1 al visitante Bursaspor en la liga turca. Erdogan explicó que se piensa que por el momento del ataque, los responsables pretendían causar el mayor daño posible.

De momento nadie se ha atribuido el atentado. Este año, Estambul ha registrado diversas explosiones, algunas de las cuales se han atribuido al grupo Estado Islámico y otras han sido reivindicadas por militantes curdos.

Ante los reporteros en Estambul, Soylu dijo después que la primera de las explosiones sucedió en una ladera adyacente al estadio. La segunda explosión sacudió el Parque Macka y se cree fue obra de un atacante suicida.

El canal privado NTV reportó que el blanco del primer ataque fue un autobús para policías antimotines y añadió que cerca de 70 heridos fueron trasladados a hospitales.

Las imágenes transmitidas por televisión mostraron más de una decena de ambulancias en una calle aledaña al estadio y un helicóptero policial sobrevolando y alumbrando la zona con un reflector. Los vidrios de ventanas de los edificios cercanos se hicieron añicos por las detonaciones y cubrieron el pavimento. Los investigadores, entre ellos el jefe policial de Estambul, Mustafa Caliskan, se dirigieron rápidamente al lugar.

Besiktas condenó el atentado en un comunicado publicado en su portal oficial.

Por su parte, Bursaspor manifestó que entre los heridos no hay aficionados de fútbol y emitió un comunicado en el que desearon “una pronta recuperación de nuestros ciudadanos heridos”.

Las autoridades de radio y televisión de Turquía emitieron una prohibición temporal a la cobertura noticiosa “para evitar que la transmisión pudiera generar miedo, pánico o caos público, o que sirva a los objetivos de organizaciones terroristas”.

Comenta con tu Facebook

commentarios